Desfibriladores en la residencia de mayores


Con los desfibriladores se pretende evitar alguna de las 30.000 muertes súbitas anualesEl consejero de Asuntos Sociales Salvador Victoria acudió a una demostración del funcionamiento de un desfibrilador en la residencia de mayores de Vallecas donde señaló que entre el 25 y el 30% de las muertes súbitas de origen cardiaco podrían evitarse con una atención precoz.

Se han configurado como “espacios cardioprotegidos” las residencias y centro de día así como los comedores y centros sociales gestionados por el Servicio Regional de Bienestar Social.

La muerte súbita produce cerca de 30.000 fallecimientos anuales en España. La Comunidad ha formado a un centenar de profesionales para que aprendan a realizar masajes cardiacos y la respiración boca a boca y ha invertido 80.000 euros en la compra de los desfibriladores.